Tornillería, herrajes y fijaciones

Tornillería, herrajes y fijaciones

Tornillería, herrajes y fijaciones

A la hora de ponerse manos a la obra en una instalación, el profesional ha de tener a mano una buena caja de herramientas en la que pueda encontrar cualquier pieza de tornillería, herrajes y fijaciones, necesarias para realizar su labor. Conocer el tipo de elemento necesario para cada uso es fundamental para facilitar el trabajo y garantizar  y asegurar una buena instalación.

Enumeramos a continuación las más habituales: Abrazadera y bridas, cadenas, cuerdas, malla rápida, remaches, tacos, anclajes, clips y cierres; alcayatas y uñas; tachas y tachuelas; cinta perforada; anillas y arandelas; grapas, grapillas y grapillón; eslinga y trincaje; grilletes y guardacabos; mosquetones y tensores…

Capítulo aparte es la tornillería, con una amplia variedad de piezas y tamaños para adaptarse a las muchas aplicaciones en donde pueden ser utilizados.

Los tornillos se encuentran en diferentes formas de cabeza (plana, redondeada o puntiaguda)  y ranura, dos características que marcará el uso al que van destinados.  Si no llevan cabeza y  van roscados en sus dos extremos se conocen como espárragos.

Otra variedad son las  varillas roscadas, elementos de fijación generalmente usados en la construcción,  de forma cilíndrica y con el mismo diámetro de extremo a extremo.

Como elemento para el apriete y fijación de tornillos, nos encontramos con las tuercas, que aseguran un  mejor agarre y evitan que la pieza se afloje  o haya fricción con el material donde se ha introducido el tornillo.