AISLAMIENTO ACÚSTICO

Recientes estudios demuestran que la reducción del ruido aéreo y estructural, supone hoy en día, uno de los parámetros de calidad más valorados por los usuarios, y se convierte en uno de los elementos más importantes para evaluar el confort de las instalaciones.

Hablamos de aislamiento acústico para definir, todas aquellas técnicas, sistemas o tratamientos encaminados a recudir la propagación de ruido entre espacios o superficies diferenciadas. El aislamiento acústico busca lograr una pérdida por inserción (en decibelios) lo más alta posible, es decir, atenuación acústica: las ondas del ruido de un habitáculo o elemento debe “rodearse” de elementos que disipen dicha onda energética para que no se expanda a recintos que se encuentran alrededor. Para dicho fin, normalmente se emplean sistemas con materiales absorbentes-amortiguadores en conjunto con un material de alta densidad (masa) para conseguir las pérdidas deseadas.

En todo este procedimiento, se debe determinar la fuente de ruido y los espacios que se desean acondicionar o aislar. Al igual que en el caso del aislamiento térmico, a nivel acústico, los productos también dependerán de si hablamos de “aislamiento estructural”, envolvente del edificio, paredes, techos, etc, o “aislamiento de instalaciones”, climatización, bajantes, calefacción, etc. En ambos casos es importante señalar una clara evolución del mercado hacía materiales con cada vez menos espesor y mejores prestaciones. Materiales más finos, más ligeros, menos visibles y más fáciles de instalar, en el caso del aislamiento estructural. Y en el caso de asilamiento de instalaciones donde la falta de espacio plantea un importante reto, los materiales más finos y de fácil aplicación y mantenimiento presentan una clara ventaja.

Es importante conocer también de qué forma se transmite el ruido, aéreo, estructural, etc. Ejemplo: una tubería por la cual discurre agua a 4 l/s, transmitirá un sonido a la sala directamente, el cual podemos clasificar como ruido aéreo. Una solución sería colocar un aislante en la tubería. Luego se puede presentar una transmisión de ruido estructural por medio de los soportes de la tubería, el cual podrá combatirse con un elemento que desacople la tubería de la estructura del edificio.

El confort de unas instalaciones silenciosas

Aislamiento estructural . Los nuevos materiales ultrafinos surgidos de la búsqueda de confort y el ahorro de espacio, ofrecen una mayor reducción de transmisión acústica, permitiendo añadir masa a las paredes y a los equipos mecánicos sin perder espacio.

Aislamiento de instalaciones. No existen elementos o sistemas comunes que permitan minimizar los efectos del ruido, cada instalación, debe ser resuelta con soluciones específicas. En acústica, muchas veces hablaremos de soluciones, ya que no es sólo un material empleado el que solventará el problema de ruido, sino un conjunto de ellos.

Código Técnico de Edificación

Real Decreto 732/2019 de 20 de diciembre (BOE 27-diciembre-2019

Documento básico HR. Protección frente al ruido

“Los edificios se proyectarán, construirán y mantendrán de tal forma que los elementos constructivos que conforman sus recintos tengan unas características acústicas adecuadas para reducir la transmisión del ruido aéreo, del ruido de impactos y del ruido y vibraciones de las instalaciones propias del edificio, y para limitar el ruido reverberante de los recintos”.

Artículo redactado por ARMACELL