Enfriadora aire/agua

Las enfriadoras, también conocidas como chillers, son unidades de climatización que usan agua como fluido de transferencia térmica en sistemas para climatizar edificios como para procesos industriales.

Estos sistemas se caracterizan por ofrecer una gran eficiencia energética y ser muy flexibles proporcionando una mejor regulación de la instalación y el consiguiente confort.

Hay dos tipos de enfriadoras: aire-agua y agua-agua.

Las enfriadoras aire-agua usan el aire del exterior para el intercambio de calor y utilizan el agua como fluido para realizar la transferencia de calor en el interior, para las unidades terminales.

Las enfriadoras aire-agua pueden ser “solo frio”, funcionando solo como refrigeración durante todo el año o “bomba de calor”, equipos reversibles que producen frio y acs desde 30º C hasta 55º C.

Presentan un amplio rango de funcionamiento desde lo 4kW a los 2000 kW térmicos y con elevada eficiencia energética estacional (SEER) que puede llegar a ser 5.

Este tipo de máquinas se instalan en el exterior, en cubiertas, y necesitan espacio para ventilación, aunque son unidades compactas autónomas fáciles de instalar. Un posible inconveniente es que, en determinados rangos de funcionamiento, el nivel sonoro puede ser elevado.

Por el contrario, las enfriadoras agua-agua utilizan agua para el intercambio de calor con el exterior, bien sea de una torre de enfriamiento, agua del subsuelo (geotermia), agua de mar…

Las enfriadoras agua-agua también se pueden encontrar en versión “solo frío” o “bomba de calor”, en este caso pueden producir agua caliente hasta 90ºC.

Son unidades más compactas que las anteriores y con bajo nivel sonoro, permitiendo, por tanto, instalarlas en interiores, dejando libre el espacio en cubierta.

Estos modelos están disponibles hasta una potencia de 22.000kW térmicos y podemos encontrar equipos que llegar a una eficiencia energética estacional de más de 8.