Caldera y grupo térmico

1162 Resultados
Mostrar por página
Ordenar por
1 - 30 de 1162 resultados
1 - 30 de 1162 resultados

Calderas  y grupos térmicos

Calderas

Las calderas para calefacción son generadores de agua caliente en un circuito cerrado que tiene que  distribuir  el agua caliente hasta los radiadores. Estos disipan el calor que les llega, calentando la estancia. El agua una vez enfriada vuelve a la caldera donde es calentada de nuevo y así sucesivamente.  

Pueden ser calderas simples, solo para ofrecer calefacción, o calderas mixtas, que aportan calefacción y agua caliente sanitaria.

Cuando hablamos de caldera nos estamos refiriendo al cuerpo de la caldera y los elementos internos que la componen.

Aunque en teoría existen varios tipos de calderas - atmosféricas, calderas estancas, calderas de bajo NOx y calderas de condensación- la Directiva europea sobre eficiencia energética,  que entró en vigor en 2015 prohíbe la fabricación de equipos que no sean de condensación. 

Esto supone que la normativa sólo permite la instalación de calderas de condensación   en obra nueva. Para reposición sí que están permitidas las estancas y las de bajo NOx. No obstante, dado que no se puede fabricar este tipo de aparatos, acabarán desapareciendo de la venta según los fabricantes vayan acabando su stock.

Repasemos ahora los tipos de calderas a gas.

Caldera estanca: En esta caldera, los quemadores y el circuito de combustión están aislados del recinto en donde se encuentra instalada. A través de un conducto, se obtiene el aire del exterior para la combustión y se expulsan los humos. Este tipo de caldera sólo está permitida en bloques de pisos con salida de humos directamente a la cubierta del edificio.

Caldera de clase 5 o bajo NOx. También basadas en un sistema estanco, este tipo de caldera incorpora un diseño especial en el sistema de combustión que permite reducir la emisión de óxidos de nitrógeno y mejorar la eficiencia de la caldera. Son las  que el RITE permite para reemplazar en instalaciones ya existentes con salidas a la fachada de los edificios.

Calderas de condensación. Son calderas de gas que aprovechan el calor que se genera al enfriar el vapor de agua contenido en los humos de la combustión antes de que estos se vayan por la chimenea.  Con el calor recuperado se precalienta el agua que retorna más fría del circuito de calefacción y se termina de calentar en el quemador de la caldera, necesitando así menos cantidad de gas para su correcto funcionamiento. Este tipo de calderas necesita un tubo de desagüe que recoja el agua de condensación.

A pesar de un mayor coste inicial, las calderas de condensación son las que tienen un mayor rendimiento energético, gracias al menor consumo de combustible - se puede ahorrar hasta un 30%- y al aprovechamiento de la energía de condensación del vapor de agua.

Grupos térmicos

Los grupos térmicos están formados por la propia caldera y sus accesorios externos como puede ser el quemador, los paneles de control  u otros elementos que sean necesarios para conectar la caldera a la instalación.

Estas características hacen que los grupos térmicos se emplean fundamentalmente  en instalaciones de potencia elevada como en salas de calderas de edificios o viviendas unifamiliares con gran demanda y en procesos industriales. En estos casos, las calderas son de mayor potencia y tamaño que las domésticas.

Quemadores. Dispositivo encargado de quemar el combustible en combinación con un comburente para generar energía calorífica en forma de una llama que calienta el agua del sistema de calefacción, por lo que es uno de los componentes principales de una caldera.

Reguladores de temperatura o termostatos.  Aparatos que sirven gestionar el sistema de calefacción o refrigeración, manteniéndolo encendido sólo cuando se necesite. Funcionan cerrando o abriendo el circuito eléctrico según la temperatura. Con su uso se puede reducir el consumo de energía manteniendo el confort.