Aislamientos

Aislamientos

El aumento del consumo energético en la Unión Europea en las últimas décadas  ha puesto en alerta a los estados miembros. Para reducir de forma drástica el despilfarro energético han implementado diferentes normativas que  fomentan el uso de energías renovables y equipos de alta eficiencia energética. No obstante, la mejor medida para ahorrar energía es no necesitarla. Un buen aislamiento térmico favorece la reducción del consumo energético de los edificios y a la vez a disminuir las emisiones de efecto invernadero a la atmósfera.

Además de ser un aliado excelente para reducir el consumo de energía en edificios, juegan un papel fundamental para reducir el impacto sonoro del exterior y mejorar el confort.

Pero cuando hablamos de aislamiento no solo debemos pensar en la envolvente de un edificio.  También las instalaciones  han de tener un buen aislamiento para evitar pérdidas de calor o ruidos que perturben el confort interior.

Tal y como he planteado el texto introductorio de la sección, sugiero hablar de los diferentes aplicaciones de aislamiento del exterior al interior. Fachadas primero y luego instalaciones y componentes.