CALEFACCIÓN

CALEFACCIÓN

CALEFACCIÓN

Si nos fijamos en lo que dice la RAE, calefacción puede entenderse como “Acción y efecto de calentar o calentarse” o bien “el conjunto de aparatos destinados a calentar un edificio o parte de él” Precisamente con esta acepción nos quedaremos. Actualmente existen diferentes equipos y tecnologías para la calefacción de los edificios. En cualquier caso, la premisa fundamental es lograr la máxima eficiencia energética siendo lo más sostenibles posible.

Así lo marca la legislación europea y por tanto la española, cuyo objetivo es reducir la demanda de energía en los edificios. Para ello se aboga por la instalación de equipos mucho más eficientes y el uso de las últimas técnicas que favorezcan  la eficiencia energética con  el fin de conseguir los objetivos marcados por Europa  en materia de clima y energía en el horizonte 2030/2050.

Para cumplir con el mandato europeo, en España se ha creado  el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021- 2030 que, entre otros objetivos, marca una reducción del 23% de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990 y un 39,5% de reducción del consumo de energía primaria. En 2050 el objetivo es alcanzar la neutralidad climática con la reducción de al menos un 90% de las emisiones brutas totales de GEI.

Para ello España ha aprobado una nueva versión del Código Técnico de la Edificación (CTE) y está en trámites de aprobación una nueva versión del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE).

El modificado CTE  fomenta el uso de las tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento, lo que permitirá alcanzar unas condiciones adecuadas de confort con el mínimo gasto energético.

Precisamente en el apartado “DB HE0: Limitación del consumo energético” se delimita tanto el consumo anual (kWh/m2año) de energía no renovable como el total, en función de la zona climática de invierno (y para uso no residencial privado además se tendrá en cuenta la carga de ocupación). Como máximo el 50% de la energía total consumida será no renovable.

Esta modificación afecta directamente al  rendimiento de los equipos instalados, que deberán ser lo más eficientes posible para poder reducir el consumo energético y cumplir con dichos límites de consumo de energía primaria.

 

La oportunidad de la rehabilitación del mercado de calefacción

España es un país, según un estudio llevado a cabo por el  IDAE (Instituto de Diversificación y Ahorro de la Energía), en el que casi la mitad del consumo energético por hogar se destina a calefacción y cerca del 20% a la producción de agua caliente sanitaria. Por tanto, la calefacción y la producción de a.c.s. juega un papel importante para lograr los objetivos marcados por la UE, ya que, según datos de la Asociación de Fabricantes de Generadores y Emisores de Calor, FEGECA, más del  65% del parque de calderas en nuestro país es antiguo e ineficiente y por, tanto, la reposición será clave en el proceso de transición energética en el que nos encontramos.

De ahí que el mercado de la calefacción y la producción de agua caliente sanitaria está apostando por ofrecer sistemas de alta eficiencia energética que unido a la digitalización de los sistemas contribuirá sin duda a lograr estos objetivos.